Menú
Menú

Asia/Oceanía en 2019

Los continentes de Asia y Oceanía ocupan una región enormemente extensa, caracterizada por la existencia de las más diversas etnias, religiones, condiciones climáticas y dificultades sociales. En ésta, sobre todo el cambio climático pasa factura en muchos lugares, lo que se manifiesta en el aumento de las catástrofes naturales, las fuertes pérdidas de las cosechas y un aumento constante de la pobreza y el éxodo rural. En vastas zonas de esta región, la Iglesia católica sufre debido a su condición de minoría. ACN ayuda a las iglesias locales a llevar a cabo sus diversas tareas, y les apoya en la construcción y conservación de su infraestructura y en la formación de sus sacerdotes y trabajadores.

Musulmanes, hindúes y budistas son las comunidades religiosas más grandes de Asia. En ese continente, los cristianos han sido siempre una minoría, y a menudo se ven sometidos a la discriminación y las injusticias. En India, por ejemplo, son sobre todo los grupos hinduistas nacionalistas quienes hacen la vida difícil a los cristianos. No es raro que se produzcan ataques violentos contra comunidades cristianas o fieles de esta religión. Por otro lado, en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central, la Iglesia emplea todos sus esfuerzos en la reconstrucción de sus antiguas estructuras desde la caída del comunismo hasta nuestros días.

ACN ayuda a las iglesias locales a llevar a cabo sus diversas tareas.
ACN ayuda a las iglesias locales a llevar a cabo sus diversas tareas.

La fe mantiene unidas a las familias y devuelve la confianza a los desarraigados

Pero también la creciente desintegración de las familias y el desarraigo y desorientación de los jóvenes causan grandes dificultades a la Iglesia en Asia y Oceanía. Por eso, muchas iglesias locales dirigen sus esfuerzos con mayor ahínco a la pastoral familiar y juvenil. ACN les ayuda a hacerlo, y también apoya las iniciativas que fomentan el diálogo interreligioso. Además, financiamos la construcción y renovación de edificios eclesiales, la formación de sacerdotes, religiosos y laicos, la facilitación de material catequético y la compra de vehículos para la atención pastoral.